Una época singular

Vivimos en un mundo cambiante, innovador, disruptivo, abundante, veloz, pero también incierto, frágil, fragmentario, permeable, desigual y voluble. Vivimos en un mundo complejo, mediado por la tecnología y llenos de datos.

Vivimos en un mundo donde todo cambia y nada permanece. Donde lo único que parece permanecer es el cambio. No estamos en un época de cambios sino en un cambio de época.

El filósofo Daniel Innerarity propone que nuestra sociedad ha efectuado una radical transformación de la idea de saber, hasta el punto de que cabría denominarla con propiedad la sociedad del desconocimiento. La sociedad del conocimiento sería una sociedad que es cada vez más consciente de su no-saber y que progresa, más que aumentando sus conocimientos, aprendiendo a gestionar el desconocimiento en sus diversas manifestaciones: inseguridad, verosimilitud, riesgo e incertidumbre.

La necesidad de cambiar nuestras maneras de aprender y enseñar representa, sin duda, una oportunidad para promover cambios que den mejor respuesta a las necesidades educativas y de formación de las personas en nuestra sociedad.

Epoca 01

El colegio Fuenlabrada ve el proyecto Set Veintinuno como una oportunidad para trabajar por el pleno desarrollo de la personalidad de nuestro alumnado en todos los ámbitos de la vida, superando o ampliando unas maneras de enseñar de forma transmisivas de un aprendizaje memorístico y superficial de conocimientos que dificulta su transferencia a la vida real.

Apostamos por un cambio que representa, en definitiva, una oportunidad para trabajar por una educación mejor, más inclusiva y participativa, más justa y equitativa, que responda a la diversidad de nuestras sociedades y nos ayude a superar el actual desapego por el aprendizaje.

El Colegio Fuenlabrada, además, tiene el reto de formar alumnos activos y participativos, dotados de autoconfianza, autónomos, curiosos, adaptados al cambio y promotores de innovaciones, deseosos de crear valor individual y colectivo y forjados en una cultura del equilibrio entre esfuerzo y recompensa, personas capaces de construir un plan de vida contribuyendo a su plan personal, pero también participando de forma activa y solidaria con otros.

Hemos de ayudar a los alumnos a ser más independientes, más reflexivos y más capaces de planificar y evaluar su propio aprendizaje. Ayudemos a los alumnos a construir los recursos mentales, emocionales y sociales para disfrutar de los desafíos y hacer frente a la incertidumbre y la complejidad.

Como padres de nuestro centro educativo, deben tener en cuenta que la enseñanza hoy en día es complicada, no es sencilla. Es una tarea compleja, laboriosa, paciente y difícil. Y lo es, como hemos señalado, porque nuestra sociedad se ha vuelto también mucho más compleja y diversa.

Nuestros profesores trabajan, para que nuestros alumnos se enfrenten a los desafíos actuales, poniendo en juego tres grandes capacidades: conocimiento, compromiso y contexto. Un compromiso dirigido a asegurar el derecho de todos los alumnos por aprender.

Necesitamos una educación no tanto para toda la vida como una educación durante toda la vida. Se trata de seguir formándose a lo largo de la vida con el fin de adaptarse y encajar los cambios. Se trata, en última instancia, de ser capaz de aprender a aprender.

Creemos que este camino hacia un nuevo ecosistema educativo merece el esfuerzo y dedicación que le estamos poniendo los profesores del Colegio Fuenlabrada, y queremos que nuestros padres estén apoyándonos en este camino. Es un gran reto, ¿lo aceptáis?

Epoca 02

El reto de ofrecer un conjunto creciente de competencias y habilidades que se está cumpliendo parcialmente con la creación de una nueva infraestructura del aprendizaje permanente. Sin embargo, las innovaciones en el aprendizaje a lo largo de la vida continúan existiendo al margen de nuestro sistema educativo.

Queremos que en nuestro proyecto set veintiuno primen aspectos como la flexibilidad, la innovación y la interdisciplinaridad sobre la rigidez, la repetición y la disciplinaridad.

El proyecto set veintiuno del Colegio Fuenlabrada quiere que aprender sea hacer, que aprender sea pensar, que aprender sea emocionante, que aprender sea colaborar y que aprender utilice la tecnología.

Aprender es hacer e implica movimiento, es ser capaz de usar el conocimiento adquirido en situaciones distintas a aquellas en las que se aprendió, y es participar de manera activa en el propio proceso de aprendizaje. Incluiremos en ello la exploración activa, la experimentación, la discusión y la reflexión. Construimos ideas, no las adquirimos.

Aprender es reflexionar sobre lo hecho, es pensar de forma crítica, rigurosa y creativa, y comprender, mucho más difícil que repetir. Es ser capaz de relacionar lo nuevo con lo que ya sabemos. Y hacerlo tanto de manera individual como colectiva.

Aprender no es una actividad exclusivamente cognitiva. La emoción debe desempeñar un papel importante. La motivación ayuda a organizar mentalmente e integrar la información que es fundamental para el aprendizaje más profundo.

Trabajar cooperativamente, en grupo, dialógicamente, para generar una forma de inteligencia superior y compartida, para restañar las desigualdades sociales de origen, y para aprender a convivir con los demás es otro de los retos actuales de la educación. Nuestro centro educativo propone una interacción activa en los alumnos a través del razonamiento, la comprensión y el pensamiento crítico.

Y por último, no debemos entender la tecnología como el conjunto de dispositivo que nos permite hacer algo mejor que el método de siempre, si no que conforma y define un nuevo ecosistema o entorno en el que aprendemos, trabajamos y vivimos.